Tag Archives: euskal herria

Por qué deberías ir corriendo a ver Asier ETA Biok

Hablar de ETA en público nunca es fácil. Yo mismo me he visto cuestionado por algunas cosas que he escrito aquí, esto es, hablar de ETA abiertamente y no siempre desde el punto de vista mayoritario entre mis lectores. Son gajes. Por eso cuando un alguien como Aitor y Amaia Merino eligen el tema que han elegido en Asier ETA Biok, tengo curiosidad. Porque, o son masocas, o creen que pueden hacer algo que de verdad merezca la pena.

El PP da por agotados los réditos de una ETA zombi y prepara su fin: una derrota policial

Si algo tiene claro Moncloa es que no van a dejar que ETA ejecute su propia eutanasia. Así debe entenderse el bloqueo y las constantes negativas a ser receptores de armas o verificar un desarme organizado que se han conocido hasta ahora. Rajoy quiere escenificar el fin de ETA a su manera. Y su manera es la escenificación de una derrota policial. Es lo que han estado ensayando 40 años, es lo quieren los suyos y es la pizca de épica benemérita que le falta a su legislatura. Old style. Con detenidos en cascada, hallazgo de armamento, desmantelamiento de la cúpula y juicios mediáticos.

Los presos vascos y los consensos internos

La manifestación de este sábado (12 de enero de 2013) en Bilbao marca un punto de inflexión importante en los últimos 15 años. Por primera vez el PNV y la izquierda abertzale se encuentran, y además en la calle. Es la visualización de que en Euskadi se están formando consensos en torno a una cuestión fundamental como son los presos condenados por terrorismo y, de forma más general, cómo abordar el fin de ETA.

Cuando las sociedades forman consensos se fortalecen y cohesionan. Y si esos consensos se rompen desde fuera, la gente se enfada mucho. Los vascos han establecido un consenso en torno a suavizar la política penitenciaria y el Estado debería escuchar este consenso si no quiere que la mayoría social vasca se incline hacia la ruptura, como de hecho ha pasado en Catalunya.

Cómo explicar en España el fenómeno #HerriHarresia

Han pasado muchos años desde los míticos “cociditos” de Javier Vizcaíno y las cosas han cambiado mucho en Euskal Herria. También en España. Pero no tanto en los medios de comunicación que parecen enfrascados en un septiembre eterno en el que todo lleva yendo a peor los últimos 15 años. “El norte se desgajaba en manos de los vascos” en 2007 y, pese a que ETA ha cesado hace ya dos años, la opinión publicada no encuentra un relato coherente para explicar los fenómenos que crean hoy hegemonía en el norte.

Si queda algún medio medianamente honesto en este país, esta mañana en sus redacciones deberían estar haciéndose esta pregunta: ¿Se puede explicar en España por qué cientos de jóvenes navarros duermen en una plaza para proteger a un chico condenado a 6 años de cárcel por terrorismo?

Algo se mueve en Navarra

El panorama político se mueve en Navarra lenta pero decididamente. El culpable es el foco abertzale-vasquista, que está alcanzando cotas interesantes y nunca vistas en la comunidad foral, empujando con fuerza a otros partidos del espectro izquierda. Para la mayoría de los votantes, sacar a Barcina del gobierno foral pasa por votar al polo abertzale-vasquista. Si las cosas siguen como están, Barcina no podrá agotar la legislatura y dejará un campo sembrado para el vasquismo. En estas condiciones, no sería extraño que el primer gobierno autonómico al que accediera Bildu fuese, precisamente, el del histórico reino de Navarra.

La oportunidad perdida del PNV

El Nacionalista Vasco no es un partido al uso de los que pululan por España. Como muchos, tiende a ser poco elástico electoralmente y como los mayoritarios acoge en su seno a opciones demasiado diversas como para definirse en el trazo fino. Pero hasta ahora ha mantenido una organización interna eficaz y, de alguna forma, las decisiones se habían irradiado de abajo a arriba. Desde la transición el PNV supo identificarse bien con Euskadi, captando y dando respuesta a algunas de las aspiraciones más atávicas de su pueblo. Pero el futuro lejano ha llegado. El PNV, con una extensa historia de logros políticos que han configurado la Euskadi actual, es ahora incapaz de configurarse a sí mismo.