Gran Hermano Vip es mejor que ellos

Una campaña que contrapone las Rimas de Becquer al programa que ven 1 de cada 3 espectadores, como reclamo, se supone, para que alguien lea las Rimas de Becquer. Esta fue la brillante idea que se les ocurrió a un grupo de tuiteros la noche de la final de Gran Hermano Vip, el momento cumbre de uno de los programas de televisión más seguidos de la historia. Para ello crearon varios perfiles de escritores como Becquer, Fernando de Rojas, Quevedo, Lorca, Cervantes o Valle-Inclán y se pusieron a spamear a diestro y siniestro pidiendo a otros usuarios que no tuitearan sobre Gran Hermano, promocionando el ht #quemandoespaña y difundiendo gráficos como el siguiente:

O vídeos como este:

“Alimentando la basura destruyes tu cultura”, aseguran. Que existe un entretenimiento bueno, distinguido, que puede recibir el nombre de Cultura, en contraposición con otro, bajo, embrutecedor, que es basura, es una idea tan snob como antigua, pero es difícil encontrar una campaña más torpe y que rezume más elitismo intelectual que esta. Acusar a los espectadores de un programa de televisión de destruir el patrimonio cultural de las letras españolas no solo es injusto sino contraproducente para acercar las obras que presuntamente quieren proteger a la gente que disfruta con esos programas.

Si la pretensión era difundir los clásicos con motivo de la final de GH Vip, partiendo de que esto sea un buena idea, parece mucho más lógico hacer una campaña en sentido contrario, esto es, una que explique que esas obras se parecen a Gran Hermano Vip, o al que menos que pueden proporcionar una diversión similar. Porque, y aquí está el meollo de la cuestión, cuando 5 millones de personas están viendo un programa están enviando un mensaje claro: disfrutan con ello, quieren esa clase de entretenimiento, les apetece estar frente al televisor riéndose, indignándose, sorprendiéndose y curioseando en las vidas de otros.

Esto es algo que sabían bien la mayoría de esos autores cuyos perfiles aparecen de pronto en tu timeline acusándote de destruirles por tuitear sobre el programa de Telecinco. El Lazarillo de Tormes es una historia escrita en una clave humorística y costumbrista cuya gracia reside en mostrar ante el lector las miserias de unos personajes ficticios pero que se reconocen como prototipos sociales de la época, una técnica empleada hoy con éxito, por ejemplo, en el Diario de Patricia o Quien Quiere Casarse Con Mi Hijo. Lo mismo ocurre con La Celestina, una novela perfecta para ser leída con ánimo de regocijarte en los enredos de la pareja de enamorados y la vieja casamentera, una historia de personajes, rápida y divertida, pero que en trama no es lejana a un buen culebrón actual. Qué decir de Fuenteovejuna, un clásico del teatro popular concebido sin más –ni menos– ambición que la de agradar y divertir al público que acudía a los teatros humildes a pasar la tarde. Con Rimas es un poco diferente, se trata de poesía, que siempre es un poco más complicada, pero al final es un libro pensado por y para hacer las delicias de un chaval adolescente que empiece a despertar a los sentimientos amorosos, pero que bebe de la mejor tradición lírica popular española, sacando al romanticismo del engolamiento de la época anterior. La Casa de Bernarda Alba es una obra maestra que toca una temática difícil, cercana a la denuncia social y política, pero con la virtud de descargarla de complejidad estilística, retratando vívidamente los personajes mediante el empleo del registro coloquial. Las actrices hablan como el pueblo que va a ver la función y eso atrapa.

Todos estos autores tenían claro que la clave del éxito de sus obras, tuvieran o no intenciones edificantes, era dar a su público lo que éste quería. No despreciar sus demandas de entretenimiento, no alejarlo a base de exhibir una cultura que le es ajena y, en resumen, no llamarle estúpido la cara. Algo que los pretenciosos promotores de la campaña ni siquiera han atisbado en horas y horas de desperdiciada lectura de clásicos.

No veo Gran Hermano Vip en concreto, pero sí programas del estilo. Me entretienen, me hacen reir, o crisparme, o ver a gente guapa, o fea, o me acercan a realidades sociales que no conozco, o sacian mis más bajos instintos. Y eso no me hace dejar de leer cualquiera de las obras que citan en la campaña, en las cuales busco, por cierto, cosas muy parecidas a lo que busco en los programas de Telecinco.

Estoy convencido de que las grandes obras de la literatura aún tienen muchas cosas que ofrecernos a la mayoría. Pero es absurdo negar que muchas de las cosas que ofrecían estas obras han quedado sobrepasadas porque hay un sustitutivo mucho más potente para ello por otros medios. Si alguien busca reírse, conseguirá su objetivo más rápido en youtube que en el Lazarillo de Tormes, y eso no destruirá el resto de cosas que el Lazarillo puede aportar hoy. Y si un día esa obra queda desfasada en todos los aspectos, pues tanto da, quedará como una pieza de literatura arqueológica y no habremos perdido nada importante porque el Lazarillo ha dejado un poso tan hondo en la cultura occidental que habrá cumplido de sobra con su función.

Las Rimas de Becquer no se queman cuando alguien pone Gran Hermano, se queman cuando alguien las trata como algo bueno y elevado por sí mismo, como a algo independiente de los intereses de sus potenciales lectores, a los que de paso se insulta por no serlo. La diferencia entre Gran Hermano Vip y los promotores de la campaña #quemandoespaña es que el primero, como Lope de Vega, se ha fijado en qué quiere la gente y se lo ha ofrecido, mientras los segundos ni siquiera han hecho el esfuerzo de explicar por qué Fuenteovejuna podría satisfacer las demandas de los televidentes, al partir de la premisa de que estas demandas son pura basura. Y por eso Gran Hermano Vip, con todas sus carencias, al menos es mejor que ellos.

Anuncios

3 comentarios

  1. Lo verdaderamente snob es creerse defensor de la gente de a pie y lo costumbrista con tal ceguera que has olvidado que estás hablando de un producto artificial creado por cadenas de televisión multimillonarias para hacer que sus directivos sean aun más multimillonarios.

    La mayor inversión que hacen estos programas es un casting buscando perfiles para asegurarse de que se produzcan conflictos y que se de el espectáculo y someterles a pruebas y otras condiciones (entradas y salidas de concursantes, por lo visto hasta manipulación de votos) para asegurarse de que la polémica esté servida. Si los concursantes sacan lo peor de si mismos, mejor, más audiencia ¿Por qué os empeñáis en decir que eso representa a la gente de a pie?

    Meto a ratones con determinadas características buscando compatibilidades y lo más importante, incompatibilidades, todos juntos en una caja y les someto a condiciones para que hagan lo que quiero que hagan, grabo el resultado y digo que ese es el comportamiento normal de todo los ratones.

    La gente que ha hecho esa campaña es mucho mejor que los que habéis decido no criticar esta moda artificial porque es ya demasiado popular como para que criticarla os suponga el apoyo popular. Ahora lo cool es defender que España es Belén Esteban, aunque ni la propia Belén Esteban sería lo que hoy sin la intervención de las cadenas de televisión y medios de la prensa rosa y los reality shows.

    ¿Qué aporta a la música una canción de Leonardo Dantés? ¿Te atreverías a decir que es cultura un libro supuestamente escrito por la propia Belén Esteban? Porque, como denuncia la campaña, ha vendido un número de libros que preocupa, pero no sorprende porque nadie ha tenido que venderles el libro de Belén Esteban por su contenido, da igual lo que cuente el libro, da igual lo malo que sea, podría haber escrito cualquier cosa, lo que sea, y el resultado hubiese sido el mismo, ya les están vendiendo el producto artificial de Belén Esteban, la princesa del pueblo todos los días en televisión. Y lo mismo pasa con esos programas, el contenido no importa y de hecho cuando peor sea mejor, porque ya han vendido el formato de la polémica y se lo van a comprar sí o sí. Como resulta que a la gente le gusta la polémica porque esos programas tienen mucha audiencia ¿por qué no lo hacemos todo así? ¿Por qué no ponemos a presentadoras a presentar informativos en pelotas o pedimos asesinatos en directo? ¿Tienes alguna duda de la audiencia que tendría eso? Y sin embargo no se hace, quizá sea preferible que ese no sea el criterio.

    Renunciáis directamente a una televisión mejor, el “es lo que la gente pide” no es el motivo, el motivo es que da dinero y no se quiere hacer un esfuerzo por limpiar la parrilla de basura de ese estilo ¿Por qué asumir que a la gente no va a interesarle otra cosa? Eso sí es miarles por encima del hombro.

    La campaña también denuncia algo muy importante y grave, los ejemplos que vende ese programa de televisión a millones de personas. Que el hijo de una tonadillera viva a cuerpo de rey por ser hijo de, que se venda que ser tertuliano es una meta en la vida, cobrar un pastizal por sentarse a diseccionar miserias sobre la vida privada de otras personas, creerse con ese derecho. Que la propia Belén Esteban suelte en ese programa de televisión que ven millones de personas, que en esa casa no iba a fregar un hombre mientras hubiese mujeres y que pese a eso, se la premie y aupe. La princesa del pueblo, por lo visto el ejemplo de mujer de a pie española es una mujer machista y rancia. Otros concursantes se han paseado por allí a hacer comentarios racistas y es la verdadera gente de a pie quien hace presión para echarles, no se estarán sintiendo muy representados ¿no te parece?

    Pero a ti, que hayan conseguido hacerse millonarios creando un producto artificial y vendiendo auténtica basura barata, te parece bien porque no sólo no lo criticas, sino que te parece mal cuando alguien señala que tenemos un problema cuando a eso se le llama cultura y cuando ese es el ejemplo que se da a millones de personas.

    No puedo entender que lo defendáis, porque no sólo no representa a la gente de a pie, es que está haciendo que la sociedad degenere, no negaríais la influencia artificial sobre la sociedad en otros ejemplos ni lo dañino que es interponer el individualismo por encima del bien colectivo para cualquier avance social ¿por qué lo hacéis en este caso?

  2. […] Gran Hermano Vip es mejor que ellos […]

  3. jiofajioafjea · · Responder

    que puto asco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s