¿Puede Podemos desbloquear el proceso soberanista catalán?

Desde que Podemos se presentara en Catalunya con la sonora irrupción de Iglesias en la Vall d’Hebrón, no pasa un solo día sin que se publique un artículo hablando de la formación de Pablo Iglesias y el derecho a decidir. Uno de los últimos artículos en esta línea es de Jaume Asens, conocido abogado de los movimientos sociales barceloneses, quien en estos momentos es el enlace entre el Consejo Ciudadano de Podemos y el grupo promotor de Guanyem Barcelona. El de Asens es un texto que resume bien la mayoría de argumentos que se han venido dando para asegurar que la aparición de Podemos es positiva desde el punto de vista del soberanismo catalán.

La línea argumental del abogado viene a decir que la vía soberanista unilateral, por la que el proceso catalán ha venido “avanzando” (es un decir) hasta ahora, es un callejón sin salida. Asens considera que el conflicto nacional solo puede solventarse sacando las urnas a la calle, como ocurrió en Escocia, para lo cual hace falta el compromiso del Estado. Además, dibuja a Podemos como el único partido con capacidad de gobernar en el Estado que apuesta por el derecho a decidir catalán. Por tanto, la idea que subyace es que el proceso puede llevarse a buen término con una alianza entre el soberanismo catalán y Podemos, siendo la de Iglesias la última esperanza para desbloquear el proceso soberanista introduciéndolo en un marco Estatal.

Hay en esta idea al menos tres puntos dudosos. En primer lugar y partiendo de lo más básico, la presunción de que Podemos puede llegar a gobernar España. Por el momento, los sondeos coinciden en dibujar una Cámara legislativa con tres grandes bloques, más o menos igualados: Podemos, PP y PSOE, entre los que conseguirían en torno a los 300 diputados, y otro número indeterminado de pequeños partidos que se repartirían los restantes, unos 50. Por tanto es cierto que, de ser Podemos un partido favorable al referéndum catalán, sería la vez que los partidarios de éste más representación conseguirían en el Congreso de los diputados. Pero, habida cuenta de que en Catalunya los partidarios del derecho a decidir obtienen mayorías amplísimas en el Parlament mientras que en el Congreso a duras penas llegan a sumar un tercio, no se puede decir que desde el punto de vista de las mayorías la vía estatal sea más posibilista para desbloquear la situación.

Este primer punto nos lleva a cuestionarnos un segundo: ¿Es Podemos efectivamente un partido favorable al referéndum soberanista catalán? En principio, los de Iglesias han contestado con evasivas a esta pregunta. Se han centrado en exponer su concepto de soberanía, han asegurado que son partidarios de “decidirlo todo” y han procurado desmarcarse de una vía que implique pactar con CiU. A la respuesta concreta de si impulsarán la consulta, el latiguillo estrella de Podemos es proceso constituyente porque, afirman, sin este cambio en el marco legislativo estatal la consulta es imposible.

Dejando a un lado que, como bien asegura Asens en su artículo, no hace falta un cambio legislativo para efectuar una consulta sino simplemente la voluntad política de la mayoría del Congreso, la respuesta del proceso constituyente es un argumento circular. Para llegar a la consulta hace falta que la mayoría de los españoles la acepte en un proceso constituyente, y para llegar a ese proceso constituyente hace falta una mayoría de Podemos en el Congreso. De nuevo, si la aspiración soberanista en Catalunya es votar la relación entre Catalunya y el resto de España en, digamos, la próxima legislatura, Podemos, al vincularla al proceso constituyente, no ofrece una vía de salida de corte estatal.

De hecho, la del proceso constituyente, es en realidad una aspiración imposible sin un gran pacto estatal o un cambio drástico de mayorías. Es harto difícil que los partidos constitucionalistas (PP, PSOE, UPyD, Ciudadanos, etc.) sumen menos de un tercio de la cámara en las próximas elecciones y, por tanto, el proceso constituyente no será un punto programático aplicable en la próxima acción parlamentaria de Podemos. Sin un programa favorable a la consulta catalana desligada del proceso constituyente, la postura de Podemos parece ser poco favorable a esa consulta. Tampoco es conocida la intención de Podemos a nivel autonómico en Catalunya, fuera del compromiso mostrado por Ubasart de que “aquellos que hablan de plebiscitarias el único plebiscito que encontrarán es echarlos fuera”.

La idea del proceso constituyente español para decidir sobre la consulta catalana nos lleva hasta el tercer punto, que subyace a toda la argumentación de Asens y otras personas de la órbita de Podemos. Es la dificultad histórica de las izquierdas españolas para convencer al pueblo español de la plurinacionalidad del Estado. Dice Asens que Iglesias es “el primer político español con posibilidades de ganar unas elecciones que defiende el derecho a decidir”. Esto es falso. El PSOE en su congreso refundacional de Suresnes en el año 74 ya aceptó el derecho de autodeterminación de las nacionalidades que integraban el Estado, un compromiso olvidado tan pronto tuvo posibilidades reales de acceder a la Moncloa. Es importante esta precisión porque nos habla de las preferencias territoriales de la mayoría española: Sí ha habido partidos que han propuesto la autodeterminación, lo que no ha habido son partidos que ganen las elecciones con una agenda de autodeterminación. Una agenda que, por cierto, tampoco parece ser la de Podemos y lo es menos a medida que se avanza hacia las elecciones generales.

Igualar proceso constituyente español a soberanía catalana es, por tanto, una idea tramposa. ¿Qué hace pensar que en el marco de un proceso constituyente español la mayoría de la población va a apostar por una consulta para Catalunya o un cambio en la articulación del Estado? Desde luego, ninguno de los sondeos. Sirva como ejemplo los resultados del último barómetro del CIS, de noviembre. A la pregunta por la organización territorial, la respuesta preferida es dejarlo como está, con el 29,9%. La segunda opción preferida es un estado centralista sin autonomías (20,7%). Si separamos entre quienes piden más centralización y quienes abogan por más descentralización, los números salen 29,9 a favor de la primera y 25,8 en favor de la segunda.

Captura de pantalla 2015-01-05 a las 18.55.06

No hay, por tanto, una demanda mayoritaria entre los españoles sobre la cuestión territorial y, de haberla, tiende claramente hacia la recentralización. Devolverle la decisión al conjunto de los ciudadanos del Estado no desbloquea el proceso soberanista como se viene argumentando, más al contrario, lo vuelve a introducir en un marco donde los partidarios de la consulta están en franca minoría y donde el consenso se instala en un punto muy alejado de las demandas de una parte importante de la sociedad catalana.

A modo de conclusión se puede señalar que Podemos es un terremoto en el panorama político español dado que cambiará del todo el mapa institucional, irrumpe sobre la mayoría bipartidista y pone sobre la mesa cuestiones sociales de primer orden que habían quedado arrinconadas en el debate español. Pero si la pregunta es sobre la capacidad de Podemos para desbloquear el proceso soberanista por la vía estatal, lo cierto es que el esquema del partido resulta claramente insuficiente para obrarlo. Ni hay un compromiso firme de Podemos por la consulta sin proceso constituyente estatal, ni Podemos tiene pinta de poder hacerse con la mayoría necesaria para llegar al proceso constituyente a corto plazo, ni el proceso constituyente español parece un lugar de donde pueda salir esta consulta.

Es probable que lo que Podemos esté poniendo sobre la mesa es que el proceso soberanista catalán se ha quedado sin vías de resolución. En un momento en el que la unilateralidad comienza a mostrarse tan superada como quedó la vía de reforma estatal con el Estatut, esta es una opinión a la que cada vez más personas en Catalunya están llegando, no sin grandes dosis de resignación. Pero si el punto de vista es propositivo y lo que se intenta es buscar fórmulas para avanzar, es obvio que la vía de reforma del Estado, pese a haberse movido ligeramente en los últimos 4 años, continúa estando muy alejada de los mínimos del movimiento soberanista.

Anuncios

9 comentarios

  1. dificultad histórica de las izquierdas españolas para convencer al pueblo español de la plurinacionalidad del Estado.

    Yo creo que la izquierda española está totalmente infra representada y por eso no puede explicar nada a nadie. Y eso le ha venido muy bien a CIU, ERC, PNV, Nafarroa bai, BNG, etc. y por supuesto a PPSOE. A mi me gustaría que por fin mi voto obtuviera representación en el Parlamento, después de casi 20 años votando y que nunca lo haya tenido. Por eso votarè Podemos, y espero que puedan cambiar el sistema electoral como primer paso real de cambio. Ese es el problema territorial que tengo yo, no sé si lo preguntan en el CIS, pero que se enteren ya.

    1. frederic sants · · Responder

      Joan, Sergi Castanyé (https://twitter.com/SergiCastanye/) tiene unas gráficas muy interesantes sobre los votantes de cada partido y me temo que la plurinacionalidad no es algo que los votantes de Podemos esperen de él. Tampoco esperan que sea de izquierdas, por cierto (más o menos se sitúan dónde está ahora el PSC).

  2. […] ¿Puede Podemos desbloquear el proceso soberanista catalán? […]

  3. Muy bueno el artículo. En fin, si la ANC y Òmnium lo siguen haciendo igual de mal, sin organizar nada (porque CiU en esto es una veleta a determinar), seguramente tendremos que esperar a que Podemos decepcione y la situación se tense. 4 u 8 añitos, pero bueno, nosotros a lo nuestro.

  4. Curiosa la encuesta del CIS: la pregunta no contiene la opción federal – “Un Estado en el que se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en estados federados”.

    La conclusión del autor del artículo parece muy errónea, cuando dice “No hay, por tanto, una demanda mayoritaria entre los españoles sobre la cuestión territorial y, de haberla, tiende claramente hacia la recentralización.” puesto que los partidarios de la recentralización son solamente el 20,7%, un 64,9% prefiere autonomia, igual que ahora o más que ahora, o independencia. Las estadísticas son para leerlas como salen, no como a uno le gustaría que salieran.

    1. Los partidarios de la recentralización (es decir, un Estado más centralista) no son el 20,7 sino el 29,9, la suma de quienes quieren que no haya CCAA y quienes quieren CCAA con menos competencias. Los partidarios de la autonomía igual que ahora son exactamente el mismo porcentaje, 29,9. Los partidarios de más descentralización son 25,8, de las tres la opción más baja.

      Por tanto, no creo que sea erróneo decir que no hay una gran demanda de cambios en lo territorial y que, de haberla, tiende más hacia la recentralización que hacia la descentralización. Como bien dices, las estadísticas son para leerlas como salen…

      1. Hola, me he dado cuenta tarde de mi error al no incluir una partida y no saber cómo corregirlo, lo siento. Sin embargo no cambia el hecho de que los que dicen querer dejar las autonomías como están, quieren las autonomias, no se les puede dejar en el limbo. La mayoria de la población quiere autonomía territorial, no centralización, por 64,9% contra 29,9%.
        Saludos muy cordiales.

  5. […] comentarios y, muchas veces, críticas. Por ejemplo, he escrito algunas aquí, o aquí, y aquí, y también aquí, y me temo que tengo más balas en la recámara. Sí, critico, critico con entusiasmo y […]

  6. 83Banned · · Responder

    Hola Arturo, podrías ampliar el comentario respecto a que “que la unilateralidad comienza a mostrarse tan superada como quedó la vía de reforma estatal con el Estatut”?

    Desde luego la vía de reforma estatal con el Estatut quedó superadísima porque se llevó a la práctica y quedó claro que no había opción.

    Pero por qué indicas que la unilateralidad comienza a mostrarse superada, si en principio tenemos unas elecciones autonómicas propositivas al respecto?

    Hay algo que desconozcamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s