ERC, ICV y C’s se reparten el botín de la batalla interna en el PSC

La batalla interna en el PSC hace tiempo que tiene tintes trágicos. Lo clásico entre los socialistas catalanes era la contienda más o menos cruenta entre dos grandes bloques -catalanistas y no catalanistas-, pero la cosa viene saliéndose de madre en los últimos 2 años y ahora la guerra se ha convertido en un todos contra todos en la que pocos se aclaran en la madeja de alianzas tejidas por los críticos a la dirección. El proceso soberanista ha roto el PSC en innumerables pedazos y, peor todavía, de forma transversal. Porque los socialistas pierden votos, sí, pero además han perdido hasta al 25% de la dirección, unos datos que dan cuenta de la dimensión desastre interno.

Pero lo que para unos es masacre, para otros es festín. Concretamente ERC, ICV y C’s se reparten el botín magnífico que queda del repliegue del que llegó a ser en 2003 el partido más votado de Catalunya.

El de los ex-votantes del PSC es un caladero que desde hace tiempo frecuenta Ciutadans. El partido de Albert Rivera nació para ocupar un espacio centrista en lo social y radical en lo nacional, en una sociedad polarizada en lo nacional, en tiempos de la creación del Estatut. Era un espacio perfecto: el PSC se había ido hacia el catalanismo al estar abanderando la creación de un nuevo estatut y el PP se había radicalizado en la derecha en el segundo mandato de Aznar y primero de la oposición a Zapatero. Tuvieron excelente olfato para articular un mensaje nacionalista español de centro izquierda, que apelara a votantes del PSOE en España que se sentían raro votando a un partido tan catalanista como el PSC.

Pero ha pasado casi una década y, en pleno debate independentista, el PSC está en otra tesitura. Empezó la legislatura dando un apoyo muy tamizado al derecho a decidir para ir progresivamente alejándose hasta acabar a día de hoy más cercano a las posiciones de Citudans y PP. Mientras tanto, C’s lleva pescando todo este tiempo en el voto socialista contrario al referéndum. No es poco importante que entre las Elecciones Generales de 2o11 y las elecciones catalanas del 12 el PSC/PSOE perdiera casi la mitad de su electorado, casi 400.000 votantes. ¿A dónde fueron? Buena parte de los 170.000 que ganó C’s respecto a las anteriores -no se presentaba a Generales- venían de allí. 

Pero por si esto fuera poco, en giro de 180º entre el derecho a decidir y el “no” a pedir al Congreso la competencia de celebrar consultas, ha dejado por el camino a un importante sector catalanista que consiguió forjarse durante años y que le llevó a alcanzar su pico de votos con Maragall. Precisamente ERC se está poniendo las botas en ese sector socialdemócrata y partidario de la consulta que le ha quitado el favor al PSC.

ERC está pensando en dos espacios, ambos en el centro. El primero es ir menguando a CiU gracias a su firmeza independentista. El segundo es ser una alternativa socialdemócrata moderada al desbarajuste del PSC. Para ello han hecho una enorme cantidad de concesiones, entre ellas renunciar a ir con Bildu a las europeas. Y el interés parece correspondido: diversos movimientos de críticos han buscado el paraguas de Esquerra más o menos abiertamente. Así debe leerse la plataforma encabezada por el exdiputado socialista Toni Comín a favor del derecho a decidir.

El tecer partido a la caza del votante socialistas es Iniciativa. El partido de Herrera busca a votantes huérfanos de padre y madre, es decir, PSC y PSOE. Del PSC por haber abandonado el derecho a decidir y del PSOE por la derechización del partido -o izquierdización del votante-. Como consecuencia, ICV está poniendo todo su empeño en mantener una postura poco radical en cuanto al debate nacional, defendiendo un modelo federal basado en el derecho a decidir, mientras lleva a cabo contactos con plataformas y agentes sociales en vistas a un incierto frente de izquierdas más pensado en la confluencia con el movimiento que con otros partidos.

Los tres partidos, cada uno por un lado, se disputan el jugoso espacio político que antes llenó el PSC, pero pese a los intentos unos están teniendo mejor suerte que otros. Según el barómetro del CEO del pasado noviembre, Ciutadans crecería de 9 diputados a 15-17, ERC pasaría 21 a unos espectaculares 37-39 mientras que Iniciativa obtendría un resultado similar a las últimas elecciones. El peaje que paga el PSC podría ascender hasta los 100.000 votos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s