Cómo explicar en España el fenómeno #HerriHarresia

Han pasado muchos años desde los míticos “cociditos” de Javier Vizcaíno y las cosas han cambiado mucho en Euskal Herria. También en España. Pero no tanto en los medios de comunicación que parecen enfrascados en un septiembre eterno en el que todo lleva yendo a peor los últimos 15 años. “El norte se desgajaba en manos de los vascos” en 2007 y, pese a que ETA ha cesado hace ya dos años, la opinión publicada no encuentra un relato coherente para explicar los fenómenos que crean hoy hegemonía en el norte.

Los medios van día a día. El relato que ofrece un gran medio de periodicidad diaria se desgrana cada mañana y se construye sobre lo construido. Si ayer dijiste que Nafarroa Bai es una formación filoetarra hoy no puedes explicar por qué surge otra formación aún más filoetarra. Si ayer no explicaste que las bases de Batasuna habían entendido que el camino pasaba por la renuncia a la violencia pero no por renunciar a la defensa de los detenidos, hoy te cuesta explicar por qué el mundo abertzale considera que ETA debe entregar las armas pero organiza a un acto de protección a un condenado por terrorismo.

Si queda algún medio medianamente honesto en este país, esta mañana en sus redacciones deberían estar haciéndose esta pregunta:  ¿Se puede explicar en España por qué cientos de jóvenes navarros duermen en una plaza para proteger a un chico condenado a 6 años de cárcel por terrorismo?

La respuesta, en casi todos los casos, es que no. Han obviado tantas cosas que sus lectores/oyentes/espectadores se han perdido parte de la película y ahora, aunque quieras retomarles el hilo, no lo van a pillar.

Suerte que hay internet. Suerte que hay medios alternativos y no tanta gente se ha perdido. Pero hace 10 años las cosas no eran tan fáciles, ni tan difíciles para los medios. Se habla mucho sobre la crisis del periodismo, pero se define poco. Bien, esto es la crisis del periodismo. La gente que te lee está enterada de lo que pasa por otros canales y ya no puedes pasar por alto una parte de la historia. Un medio como Ateak Ireki puede ponerte un streaming en medio de la plaza donde se celebra el muro popular y retransmitirlo durante 12 horas. Los vídeos de la brutalidad empleada están subidos según ocurre el incidente. En un par de horas hay una edición multicámara. Bienvenidos al siglo XXI: La gente quiere y puede informarse.

¿Pero cómo explicar el #HerriHarresia a alguien que, efectivamente, se ha perdido la mitad de la película?

Aquí un resumen: En el año 2008 la izquierda abertzale estaba en un aparente callejón sin salida. La parte más dura está enrocada en posiciones de lucha armada pero un enorme movimiento popular está realizando acciones de desobediencia civil con mucho éxito en la calle. La dirección política opta por llevar el debate sobre su futuro a las bases. Se intenta reconducir el movimiento sin fracturarlo. Las asambleas de base, clandestinamente, apuestan por las vías exclusivamente pacíficas y por la unidad del movimiento para hacer un frente institucional. Se logra el acuerdo. Se consigue que ETA entre en esa misma dinámica y vaya poco a poco abandonando la lucha armada. Se acaba con todo atisbo de violencia por parte de la izquierda abertzale.

Pero el Estado no lo acepta de buena gana. Sigue con actitud represora, deteniendo, condenado y encarcelado a militantes por su actividad política, como se viene haciendo desde el macrosumario del 98 hasta ayer mismo. Consecuentes con la nueva estrategia pacífica, los que antes hubieran ido al exilio o a la clandestinidad deciden utilizar el enorme apoyo popular que tienen, no para esconderse, sino para dar la cara entre sus vecinos. Para salir y dejarse detener entre cientos de amigos que les rodean porque saben que son inocentes.

El fenómeno tiene origen en experiencias anteriores, como la “martxa matrioska”, un acto de caracter festivo en el que se entregó a la policía Ekaitz Samaniego en Vitoria. Pero fue el pasado abril cuando el formato del Herri Harresia tomó cuerpo en Donosti con 500 jóvenes arropando a 6 miembros de Segi ante su encarcelación inminente. Es un acto de desobediencia civil pacífica, destinado a mostrar la adhesión popular y el hartazgo que producen las detenciones de militantes políticos una década después. El Herri Harresia se trasladó a Ondarroa, donde el imaginario se enriqueció con un puente lleno de gente para guarecer a Urtza Alkorta. En Pamplona, anoche, se hizo por tercera vez para resistir ante la detención de Luis Goñi, también condenado por ser de Segi. El Herri Harresia es un movimiento que crea hegemonía popular y se replica con velocidad.

Las tres experiencias tienen un hilo conductor cuyo trasfondo es que nadie quiere ser cómplice, nadie quiere no haber hecho nada. Y siempre terminan deteniéndoles, con la ley en una mano y la porra en la otra, pero nunca les vencen, porque el espacio del Herri Harresia no está pensado para parar la detención sino para escenificar que es un pueblo entero al que se detiene. Cuando parecía que la izquierda abertzale se había sumido en el pozo institucional, sus bases vuelven a crear un espacio de encuentro social difícil de reproducir si no es con el apoyo mayoritario de la calle.

Los Herri Harresia están despertando una ola de simpatía que va más allá de Euskal Herria. Desde España, el relato clásico de “detienen a un etarra” empieza a no encajar con las imágenes de apoyo pacífico que prenden en las conciencias como la pólvora. Es un buen momento para explicar la historia completa. En Euskal Herria es un secreto a voces que ni todos los detenidos ni todos los encarcelados son de ETA. Que la represión se ha cebado y se sigue cebando con las organizaciones políticas, sindicales, vecinales, pro-DDHH. Y con una falta de continuidad en el relato que va desde Arnaldo Otegi hasta los de Herrira, pasando por los jóvenes protegidos por los Herri Harresia, la sociedad española comienza a sentir que no le encaja la historia y a ser partícipe de ese secreto a voces del que hasta ahora no había sido consciente.

Anuncios

8 comentarios

  1. Hola,

    Voy a dejar aquí mi punto de vista “desde España” (expresión que no entiendo. No sé porque yo estoy en “España” y en Navarra no lo están…en fin).

    El centro de la cuestión, es decir, la desinformación que existe sobre la izquierda abertzale en los medios nacionales (los llamaré así, sin querer ofender a nadie) es evidente. La izquierda abertzale es un tabú, es algo sobre lo que no se informa y casi no se da opinión que no sea la de la crítica fulminante, no sea que a alguien le llamen filoetarra.

    Bien, ahí estamos de acuerdo, no se entienden ciertas cosas si no te informas. Yo leo mucho a mi colega Blogger Jose Luis Úriz, ex del PCE y PSOE en Navarra y expulsado del PSOE por tener buenas relaciones con la izquierda abertzale; y a algunos más, para intentar ampliar mi visión. Pero eso no quiero decir que comparta esa visión.
    Quiero dejar claras dos cosas antes:
    – Yo estoy a favor de que se libere a Arnaldo Otegui inmediatamente y a todos los que, como él, intentaron que ETA se orientase por la vía política antes de que la organización dejase las armas
    – Soy partidario de una política antiterrorista “inteligente”, es decir, no ser “represivos” cuando conviene destensar un poco las cosas para favorecer los objetivos que se persiguen, que es el fin de ETA y su disolución.

    Bien partiendo de ahí, ¿es normal que se detenga gente del entorno de ETA o de la izquierda abertzale ahora? Pues yo no sé si es conveniente o conviene más la estrategia de distensión que suelo apoyar, pero normal es. Y es normal porque siguen vigentes todas las leyes anti-terroristas que había en España hace años y, con lógica de estado, se siguen aplicando.
    Llamar a eso “represión” me parece un poco atrevido. Puede ser una política poco inteligente e inconveniente si se quiere, pero desde aquí, desde “España”, no me parece normal hablar de represión. Hablo del general, no de casos en concreto en que podría estar de acuerdo.

    Al final es cierto que ETA ha dejado las armas y no va a volver a cogerlas, pero también es cierto que no se ha disuelto. ¿Se debe relajar las acciones presuntamente anti-terroristas? Sí, probablemente sí. ¿Se deben eliminar las leyes antiterrristas hechas adhoc para el caso vasco? Pues yo creo que no, en tanto en cuanto ETA permanece como organización armada aunque no actue.
    Podrá parecer una posición muy legalista pero creo que el estado debe ser serio con estas cosas.

    Entiendo perfectamente las dificultades de la izquierda abertzale para hacer que ETA se disuelva, nadie dice que ese proceso sea sencillo. Con más información quizá algunos valorariamos más lo que está haciendo mucha gente, incluso desde posiciones anacionalistas (o anti-nacionalistas si se quiere) como las mias.
    Pero al final la clave del asunto está en la disolución de ETA y eso es algo que nadie debe perder de vista.

    Saludos,

    1. Yo niego la mayor, Pedro. Segi fue una organización de carácter político que nunca debió ser ilegalizada, asimilada al terrorismo y perseguidos sus miembros. Es represión en tanto que se considera que la militancia política es terrorismo. Hoy mismo está teniendo lugar otro macrojuicio en el que a muchos de los acusados se les imputan cargos como participar en asambleas de colectivos no ilegalizados, por sacar solo una de las miles de contradicciones: https://twitter.com/albertopradilla/status/389699333303451648

      Las leyes antiterroristas han sido un atropello sin sentido a los derechos civiles más básicos, y se han podido llevar a cabo porque se ha seguido un esquema inteligente: se aplican en una parte del territorio español con evidente escándalo en ese territorio, pero con la fuerza del apoyo en el resto.

      Pero esas leyes nunca debieron existir, esté ETA o no, y no deben existir hoy porque no aguantan una mínima lectura crítica. Y se está demostrando cuando la ciudadanía española esta viendo qué es lo que pasa aquí.

  2. […] Cómo explicar en España el fenómeno #HerriHarresia […]

  3. Lucia- Cádiz · · Responder

    Me ha gustado mucho el artículo. Quiero entender cosas que no se nos explican y tiene su razón de ser.
    Gracias por ir despejando vendas de los ojos. Creo que el periodismo “alternativo” por llamarlo de alguna forma esta mejor que nunca. Ahora hay más medios en los que informarse, antes era imposible con los medios tradicionales.

  4. […] la última (recomendamos aquí el artículo publicado en octubre de 2013 en el siguiente enlace https://sintesisnianalisis.com/2013/10/14/como-explicar-en-espana-el-fenomeno-herriharresia ). La realidad es que lo que estamos viviendo ahora en todo el Estado español (el […]

  5. […] la última (recomendamos aquí el artículo publicado en octubre de 2013 en el siguiente enlace https://sintesisnianalisis.com/2013/10/14/como-explicar-en-espana-el-fenomeno-herriharresia ). La realidad es que lo que estamos viviendo ahora en todo el Estado español (el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s