Con el PSOE cae un régimen

El batacazo del PSC, aunque podría haber sido peor, es el enésimo golpe al PSOE. La pérdida de todas sus plazas fuertes -menos Andalucía-, las enormes tensiones internas entre familias, federaciones y barones regionales, pero sobre todo, la creciente desafección de su electorado tradicional, son la herida mortal por la que se desangra el partido que conformó la columna vertebral del llamado pacto de la transición. Precisamente en aquel pacto, que le aupó al poder en el 82, puede encontrarse ya el origen de muchos de los problema que hoy acucian al PSOE.

El pacto de la transición se gestó entre el 76 y el 82, y supuso dos fenómenos paralelos. Por un lado, los poderes del régimen firmaron el suicidio del franquismo para dar lugar a un orden democrático. A cambio los partidos de izquierda, que en aquel momento eran PCE y PSOE, aceptaron esta transición modulada que no conllevaba ruptura con el régimen anterior, y cambiaron paulatinamente sus planteamientos ideológicos para ser aceptados por los poderes franquistas que recelaban de su entrada en la nueva democracia.

El historiador Juan Antonio Andrade Blanco ha profundizado en estos hechos en varios artículos. En “Renuncias y abandonos en la evolución ideológica durante la transición a la democracia”, Andrade explica que el Congreso del 76 del PSOE formalizó dos aspiraciones contrapuestas: la primera de ellas una postura maximalista en la que se declaraba por primera vez marxista y revolucionario, para tratar de igualarse a la vanguardia antifranquista que el PCE representaba hegemónicamente, un papel que el PSOE nunca había tenido durante la dictadura. La segunda, una postura reformista y no rupturista, que aceptaba la legitimidad de los poderes heredados del franquismo y pretendía pactar con ellos. Con esta dualidad concurrió a las elecciones del 77, en las que quedó segundo, desplazando definitivamente al PCE y solo un 3% por detrás de UCD. Esta dualidad acabaría en el XXVII Congreso para tratar de ganar las elecciones del 82, eligiendo el credo reformista y dando portazo definitivo al marxismo. En las elecciones del 82 accedió por fin al poder, habiéndose quitado a sus dos competidores en una maniobra política tan incoherente como exitosa, declarándose marxista y luego dando marcha atrás en menos de 6 añ0s. La jugada no les pudo salir mejor.

El PSOE nunca llego a alzarse como un partido socialdemócrata sino como un partido de poder, que heredó el centro político de manos de la UCD. Durante los primeros gobiernos de González nunca se intentó remendar el esperpento del café para todos si no que participaron de él festivamente. Se traicionaron a sí mismos cuando pidieron el sí de la entrada en la OTAN. Nunca intentaron romper con el pasado represivo del franquismo, al contrario, intensificaron las operaciones de terrorismo de estado. En lo económico, los primeros años estuvieron hipotecados por la herencia del régimen y la crisis energética, que en España se arrastró. A partir de ahí, en algunos momentos gastaron toneladas de dinero desarrollando una buena política social de corte laborista, mas o menos lo mismo que gastaron para no afrontar una reconversión industrial en condiciones. Muy lejos de buscar un modelo económico de crecimiento sostenible y equilibrio presupuestario, durante el final de los ochenta y principios de los noventa se empezaron a hacer impresionantes inversiones en la Exposición Universal de Sevilla, los Juegos Olímpicos de Barcelona e infraestructuras que, aunque sin duda modernizaron el país, no podíamos afrontar.

Tras la resaca, llegaron todos los males. En el año 93 el déficit del Estado subió a 3,77 billones de pesetas, se devaluó tres veces la peseta, el paro tocó el 24%. El gobierno de González recortó el subsidio de desempleo. Hubo más paro. A partir del año 95 y sobre todo con la entrada del gobierno del PP en el poder, España se enfocó en la entrada en Europa y en el mercado internacional, con fuerte liberalización del mercado, privatización de empresas y recorte de gasto. Todas las recetas liberales. Explica lo que hicieron mejor que yo el exsecretario de estado de Economía con el PP, Bernaldo de Quiróz en este artículo, que merece la pena leer solo para comprobar lo felices que se las prometían hace unos pocos años los artífices del modelo que hoy se hunde.

Cuando el PSOE volvió al gobierno, en el año 2004, España ya era un AVE económico a toda velocidad. Las recetas del PP habían funcionado, o eso parecía, y el PSOE no entró en Moncloa con un otro modelo que sentarse y ver como la rueda giraba y los billetes caían. En esa coyuntura, Zapatero aumentó la cobertura social y estado de bienestar hasta cuotas que antes este país no había visto, pero se olvido de asegurarse que se pudieran pagar en el futuro. La economía de Zapatero no introdujo nada nuevo, una vez más, el PSOE de conformó con dejar las cosas como estaban, porque estaban bien. Ahondo si cabía en la política económica del PP. Como partido de poder, tampoco intentaron tocar el modelo de Estado, ni en cuanto a organización territorial ni en cuanto a estructuras. En Catalunya gobernaron dos cortas legislaturas siendo coartífices del sonado fracaso del Estatut, que hoy deriva en tensiones secesionistas. En Euskadi, gobernaron con el PP para desplazar al PNV, después de haber apoyado la ilegalización de Batasuna, necesaria para su entrada en el gobierno vasco.

La crisis económica llegó inexorable durante la segunda legislatura de Zapatero. La bofetada económica cristalizó en el gobierno del PSOE en mayo de 2010, con el recorte de la mayor parte de las medidas sociales que había emprendido con anterioridad. Se sucedieron una subida del IVA, recorte del sueldo a los funcionarios y la aprobación de una reforma laboral muy poco progresista. El PSOE, por enésima vez a lo largo de su historia, volvió a dar la espalda a su base social de izquierdas.

La crisis volvió a sacar al PSOE del gobierno. El PP accedió al poder hace un año y ya tiene todos los signos típicos del agotamiento político. El PP está haciendo el mayor recorte de la historia y está acabando poco a poco con el estado de bienestar, mientras el PSOE se empecina en la oposición responsable. Los ciudadanos dan la espalda a los recortes, pero si algo demuestran una y otra vez es que se la dan también al PSOE. Tal y como van las cosas, por muy acabado que llegue el PP, en las próximas elecciones no habrá turnismo. Es harto difícil que el PSOE recobre su imagen.

La elección que en 1982 hizo el PSOE entre la izquierda y el status quo ha explotado definitivamente en su cara 30 años después, cuando los votantes han visto con claridad las preferencias del partido. El PSOE no apuesta por los valores de izquierdas más allá de hacer dispendio social cuando sobra el dinero. Ha demostrado no tener intención de reformar el Estado, no tener intención de promover una socialdemocracia de redistribución radical y estabilidad fiscal. Solo ha tenido reiterado interés en auparse al poder de un régimen de partidos diseñado en la transición. Este modelo, sin embargo, se ha agotado definitivamente: los votantes dan la espalda a los dos grandes partidos. El PSOE agoniza y, con él, el sistema de partidos al completo. Es hora de que la sociedad civil construya una alternativa.

Anuncios

Un comentario

  1. Muchas veces se dice eso de que el PP mejoró la economía a corto plazo, con el objetivo de entrar como sea en el Euro, pero lastró y condenó la economía a medio plazo. ¿Hasta que punto es cierto y hasta que punto no se ha convertido en un axioma? Un axioma similar al que defiende la derecha en el sentido contrario.

    Es decir, el objetivo de Aznar fue cumplir con los objetivos marcados por la UE para entrar en el Euro. Esto lo consiguió. Mi pregunta es, ¿no se podría haber aprovechado la estabilidad económica creada para cimentar una economía sólida y para cambiar el modelo económico?

    Es que a veces me parece que si tiene como asumido que no se puede decir que Aznar hizo algo bien, y siempre se añade la coletilla de que hipotecó el futuro económico a medio plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s