11 días en huelga de hambre contra los despidos de Telefónica

Una empresa que obtuvo 5.403 millones de beneficios en 2011. Un ERE que afecta a 6.500 personas. Una postura arrogante por parte de la empresa, que se niega a negociar y despide a trabajadores con bajas por enfermedad. Estos son los ingredientes que llevaron a trabajadores de Telefónica-Movistar, Josep, Carles, Laurentino, Alberto y Marcos, a ponerse en huelga de hambre, hace ya 11 días.

“Estamos cada vez más bajos”, comenta Marcos, “el cuerpo se va resintiendo y debilitando con el paso de los días, pero tenemos la moral alta”. La lucha de estos trabajadores comenzó cuando Marcos fue despedido, hace dos año, después de estar de baja por una hernia discal. Ganó el primer juicio contra la empresa, que declaro su despido nulo, por lo que se reincorporó a su puesto. Telefónica recurrió y, aunque el juzgado en segunda instancia declaró el despido improcedente, Marcos, miembro del sindicato Co.bas, fue despedido por la potestad que según el artículo 54.ET tienen las empresas para readmitir o indemnizar a un trabajador. Antes de suceder todo esto, Telefónica trataba de que los sindicatos firmasen un nuevo convenio laboral. Además, negociaba un ERE que afecta a 6.500 personas.

“Mi despido, junto con el de Mari Cruz, otra compañera de Madrid, respondía a una medida de presión a la plantilla para obligarla a firmar el convenio y acogerse al ERE. Estamos hablando de una empresa con beneficios, que se permite el lujo de despedir a trabajadores enfermos y hacer un ERE”, explica Marcos. Por su parte, el silencio ha sido la única respuesta de Telefónica a las acciones de estos trabajadores de Barcelona, que han protagonizado todo tipo de manifestaciones y actos de visibilización.

Marcos Andrés y Carlos Ballena, dos de los cinco trabajadores en huelga de hambre desde hace 11 días

Sobre las razones que les han llevado a una medida tan extrema como la huelga de hambre, Marcos explica que Telefónica tiene muchos de sus servicios externalizados, “por lo que casi no le afecta un paro de la plantilla”. Calculan que sólo en torno a 20.000 de los 150.000 trabajadores están con contrato fijo en la plantilla de la empresa. “Se lo han montado de tal manera que los trabajadores casi no tenemos instrumentos para luchar. Queríamos dar una respuesta a la altura de las circunstancias, y nuestra única posibilidad era dañarles la imagen y que la gente se enterara de lo que hacen. Ahora, fingen que nos ignoran, pero sabemos que están nerviosos y que tarde o temprano tendrán que sentarse a negociar”, asegura con aplomo. Los objetivos que persiguen son varios, pero todos en la dirección de asegurar una protección garantista de los trabajadores. Por un lado, demandan la reincorporación de Marcos a su puesto. Además, quieren que la empresa firme que no volverá a echar a nadie a la calle debido a una baja por enfermedad. La tercera reivindicación es que el convenio contemple que ante un despido improcedente el trabajador pueda elegir irse con los 45 días de indemnización por año trabajado, o seguir trabajando en la empresa.

“Mi despido es, de hecho, un despido libre”, apunta Marcos, a quien el cansancio por la semana y media sin comer empieza a hacerle mella física. Con voz pausada y algunas lagunas por la fatiga, el trabajador explica que la reivindicación trasciende a su empresa: “Esta no es una protesta solo para Telefónica, ni siquiera para el sector de la telefonía; esta huelga de hambre denuncia una reforma laboral que deja a los trabajadores desprotegidos y con la que el despido libre es una realidad”.

Sede sindical de Telefónica en Barcelona

Pese a que las fuerzas empiezan a fallar tras 11 largos días, Marcos explica que están contentos. “La plantilla de esta empresa lleva mucho tiempo con la cabeza bajada y tenemos la satisfacción de que esté plantando batalla”, apunta. Además, les llueve la solidaridad de otros colectivos. Una compañera de la empresa, que trabaja en Nou Barris, llega hasta la sede sindical de Telefónica, en la calle Marqués del Campo Sagrado, para dar un abrazo a los huelguistas y mostrarles su apoyo. “Quería venir a apoyaros para que sepáis que estoy con vosotros”, les dice nada más verles. “Llevamos años en la cultura del ‘sálvese quien pueda’ pero, ahora en un momento de crisis, la solidaridad está reactivándose por todas partes, resurge un sentimiento de pertencia y de clase”, afirma Marcos, que se levanta para saludar a la visitante. Además de las visitas, muchos sindicalistas y un equipo de 5 médicos se turnan para acompañar a los trabajadores.

Encaran el futuro con ganas de seguir luchando. “Telefónica creía que íbamos a parar la protesta ayer, coincidiendo con la huelga general. Pero se equivocaban, vamos a resistir hasta conseguir nuestros objetivos”, relata Marcos. “La empresa se empecina en su soberbia. Sería más fácil y les conllevaría menos coste acceder a nuestras peticiones, pero están lanzando un pulso, quieren demostrar que el poder lo tienen ellos. Al final, son esclavos de su propia obsesión por el poder y el dinero que les ha llevado a donde están”.

Silencio mediático

Los trabajadores de Telefónica se quejan del silencio mediático en torno a la huelga de hambre que protagonizan. Su lucha no ha salido en ningún rotativo de la capital catalana, ni ningún medio grande se ha interesado demasiado. “Hemos intentado que los diarios y agencias nos dieran cobertura, pero hemos recibido una respuesta negativa”, explica Carlos, que permanece en la sede sindical de telefónica apoyando a los huelguistas. “No es de extrañar”, prosigue, “ya que Telefónica es uno de los más grandes anunciantes”. Y apostilla: “Ningún medio ha sacado una sola palabra, ni El Periódico, ni El País, ni por supuesto La Vanguardia. La semana pasada cortamos la calle Paral.lel durante 30 minutos en una flashmob masiva para protestar. No conseguimos ni una mínima mención en prensa”.

Un poco más lejos habría llegado La Vanguardia, que según denuncia la periodista Lali Sandiumenge retiró un post en su blog asociado Guerreros del Teclado, que daba cuenta de esta huelga de hambre. Aunque en este momento el post original puede verse, la periodista ya ha anunciado que deja de colaborar con ese medio por “una cuestión de principios”.

Debido a este apagón mediático, la plataforma ha abierto un blog sobre la huelga de hambre en telefónica para ofrecer más información. También tienen un página en facebook y una cuenta en twitter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s