Pedraz, el heróico juez que considera que un tartazo es un atentado

La crisis económica, institucional y política que vivimos es un estupendo caldo de cultivo para los más extraños bandazos de la opinión pública. Si a eso le sumamos la histórica desmemoria española, la ascensión o caída de héroes a villanos de algunos nombres públicos en cortos periodos de tiempo es un fenómeno constante. Ocurrió con Sánchez Gordillo, alcalde andaluz durante años olvidado cuando no denostado y ridiculizado, que alcanzó el zenit de la popularidad con el asalto de un supermercardo para donar los alimentos a los necesitados. Este acto, no muy distinto de muchos otros que Sánchez Gordillo había protagonizado durante sus 30 años de sindicalista, fue aclamado por muchos sectores de la opinión pública como si fuera el primero. Fue, eso sin duda, la primera vez que muchos de los que aplaudían escuchaban el nombre del alcalde de Marinaleda.

Un caso similar aunque a la inversa ocurrió con el juez Garzón. Un juez famoso entre otras cosas por ser padre de la doctrina “todo es ETA” que llevó a cientos de políticos, sindicalistas, periodistas y militantes abertzales a sufrir un calvario de ilegalizaciones, detenciones, incomunicaciones, torturas, juicios en la Audiencia Nacional y en general los más atroces tipos de represión del Estado. Entre las medallas exhibidas por el intrépido juez estrella están las de haber clausurado el grupo de comunicación Egin, radio y diario, y la revista Ardi Beltza, encarcelando a muchos de sus trabajadores. Aunque posteriormente autorizó la reapertura del diario, la mordaza a la libertad de expresión estaba ya puesta. Todos estos atropellos democráticos ocurrieron durante la instrucción del vergonzoso macroproceso 18/98, un ejemplo revelador de entre la montaña de actuaciones dudosas del juez. No todo son puntos negros, por supuesto. Para ser completamente justos con Garzón hay que recordar que en su haber tiene también algunas de las resoluciones e investigaciones judiciales más valientes de la judicatura española.

Pues bien, una campaña de desprestigio desde la derecha mediática y una inhabilitación por prevaricación después, el juez Garzón se hizo abanderado de la libertad de expresión cuando anunció que defendería como abogado a Julian Assange, promotor de wikileaks, de los cargos por los que está en busca y captura. No puede considerarse este hecho como un giro de 180º en el devenir del juez, siempre muy atraído por los asuntos mediáticos y las causas internacionales, pero lo que sí fue todo un cambio fue la desmesurada respuesta de la opinión pública. En unos pocos meses fue encumbrado a héroe nacional por gente de izquierdas, simpatizantes de wikileaks y contrarios a la represión. Un tanto inflado por algunos sectores de la prensa, su nombre enseguida sonó en las mentes de muchos españoles como sinónimo de defensa a ultranza de las libertades ciudadanas y políticas.

Esta última semana se ha repetido este baile de máscaras con el último auto del juez Pedraz, mediante el que no se admite la imputación de los detenidos el 25-S por la Audiencia Nacional. Internet se ha puesto en pie para aplaudir la decisión del juez, llegando a extremos un tanto absurdos, pero que retratan bien el clima de opiniones extremas que vivimos estos días. Para muestra, algunos botones, un poco al azar porque ha sido una auténtica avalancha:

Estas han sido algunas de las reacciones más viscerales. Pero, ¿quién es este juez que ha conseguido ser el héroe de tantos, que ha conseguido recuperar la fe en la justicia, que ha sido lo mejor del día? Pues para sorpresa de algunos, este juez es una persona bastante controvertida. En primer lugar, es magistrado en un órgano como la Audiencia Nacional, un tribunal que heredó las estructuras del TOP franquista y que solo juzga delitos muy concretos relacionados con el terrorismo, crimen organizado, o contra organismos del Estado y la Corona.

Desde este asiento, el juez Pedraz saltó a los medios por negar que Jaika, Segi o Jarrai fueran organizaciones terroristas. Sin embargo, esto no fue óbice para que persiguiera, entre 2008 y 2010, a decenas de integrantes de Segi, las juventudes de Batasuna. Aunque en la mayoría de ocasiones no puedo hallar pruebas para acusar de terrorismo a muchos de esos imputados, todos ellos fueron detenidos bajo la legislación antiterrorista, y por tanto incomunicados y trasladados en un marco que organizaciones como Amnistía Internacional han denunciado una y otra vez. También fue el juez responsable de la detención de Portu y Sarasola por los atentados de la T4, detención durante la cual se considera que los reos declararon bajo tortura. Aunque los Guardia Civiles tuvieron condenas por dichas torturas, fueron posteriormente absueltos. Algunos otros casos recientes y también controvertidos del juez fueron la desautorización de la manifestación por el preso de ETA Uribetxeberria o la imputación de 4 ecologistas del colectivo anti-TAV Mugitu! por por atentado contra la autoridad tras estamparle una tarta a la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, delito por el que se enfrentan a penas de hasta 10 años de carcel.

Esta semana, Pedraz ha pasado inesperadamente de juez desconocido por la mayoría a héroe garante de los derechos de manifestación y expresión con tan solo un auto. Una resolución que, además, solo señala la imposibilidad de que los procesados por las manifestaciones del 25S sean juzgados en la Audiencia Nacional, algo en lo que la policía se había empeñado pero que era de entrada bastante difícil. Con este leve gesto y una portada de La Razón mediante, un controvertido juez de la aún más controvertida Audiencia Nacional se ha congraciado con un amplio sector de la población, que tiende a crear héroes con la misma rapidez que los defenestra.

A partir de aquí solo nos queda esperar a la siguiente emersión de una nueva estrella mediática, celebrando que, vista la velociadad con la que se suceden, no será demasiado tiempo. Lo extraño es que aunque esta historia tiene final feliz, no puedo desprenderme de cierta sensación de engaño.

Anuncios

2 comentarios

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Pedraz, el heróico juez que considera que un tartazo es un atentado sintesisnianalisis.com/2012/10/07/pedraz-el-heroico-juez-…  por andresrguez hace […]

  2. […] Como bien resumía Arturo Puente… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s