¿Por qué los medios españoles hacen tan mal uso de internet?

El título de este post es una de las preguntas que más se repiten entre los profesionales de la comunicación, especialmente entre los más jóvenes que han crecido con la red. Aunque todos intuyen la respuesta, nadie quiere creer que los medios hayan llevado a cabo una estrategia tan desafortunada. Sin embargo, así es. Los diarios españoles, aunque ultimamente la tendencia está cambiando, tienen una desastrosa posición respecto a internet, y lo hacen -o al menos lo han hecho- aposta. Las razones son históricas y económicas, pero sobre todo, se basan en la cabezonería e inmovilismo de una industria que se creía intocable.

Me pillas en un mal momento

Internet llegó a las primeras casas españolas a mediados de la década de los 90, y se generalizó al comienzo de este siglo. El primer error de concepto de la mayor parte de cabeceras españolas -recordemos que en España la proporción de medios regionales es muy alta- fue incorporarse tarde a la red. Si bien los medios nacionales como El País o El Mundo inauguraron sus versiones digitales en torno a 1997, el grueso de los diarios no lo hicieron hasta el 2000 o posteriores. La razón fue, simplemente, una nefasta previsión de la revolución que se abría ante ellos, motivada por unos ingresos elevados que les ponía, creían ellos, en una posición ventajosa donde lo mejor era no hacer nada. La dramatización del asunto sería más o menos la siguiente:

Internet: “Hola, soy internet, vengo a cambiar el mundo de la comunicación tal y como lo conocemos”

Medios: “Me pillas en un mal momento, no sabría como sacarte partido, vuelve en unos años cuando estemos más apurados, gracias”

Excepcional y bastante más complejo fue el caso de El País, que decidió apostar fuerte por su versión en internet, dándole un protagonismo que sólo grandes cabeceras internacionales se atrevían a dar. 6 años después de ser pioneros con su versión digital en España, el diario de Prisa decide cobrar por sus contenidos completos en internet. El Mundo, su principal competidor, decidió en cambio mantener su portal accesible de manera gratuita pero sin colgar todos sus contenidos. La estrategia del diario de Pedro J fue relegar al digital los contenidos de menor peso y valor informativo. Al final de la batalla El País había perdido su presencia predominante en internet y El Mundo se había convertido en el diario en castellano de referencia en la web. Este hecho será muy tenido en cuenta por los demás diarios a partir de entonces, que comenzarían a copiar el modelo de “lo peor para internet” de El Mundo.

La cólera de internet

La segunda visita que internet hace en los medios no es tan conciliadora como la primera. Nos encontramos a mediados de la pasada década y los diarios españoles sufren una sangría de ventas como nunca antes la habían vivido. Las pérdidas se multiplican exponencialmente, aunque con el colchón de los buenos tiempos se logran mantener. Sin embargo, paradójicamente, los contenidos de las redacciones tienen más difusión que nunca, y la sensación general es que cada vez más gente lee las noticias de los diarios. ¿Cómo es posible?, se preguntan alarmados los editores. La respuesta es Internet.

En el año 2006 internet es una herramienta consolidada en la sociedad española, la blogosfera comienza a tener un peso relevante y la comunicación 2.0 está en ciernes. Herramientas de difusión de información como Digg y Reddit causan furor en el mundo angloparlante y Menéame nace con la pretensión de convertirse en lo que hoy es. Sin embargo los diarios, que no encuentran todavía manera de hacer rentables las ediciones digitales, apenas han cambiado un par de veces el diseño de sus sites, y continúan manteniéndolos en un segundo plano, como un producto secundario. La mejor idea que se les ocurre para taponar la hemorragia de ventas es prodigar sus ofertas y lanzamientos de coleccionables con los diarios. Es el momento en el que todos los periódicos regalan con sus números fundas nórdicas, baterías de cocina y colecciones de obras clásicas. La red continua imparable.

Con el recuerdo de la mala experiencia de El País, los diarios desestiman cobrar por contenido, aunque cada vez más lectores de papel cancelan su suscripción y dejan de ir a los kioskos para leerlos por internet. En vista de esta situación, que se les escapa de las manos, se agarran in extremis a una idea descabellada: Ni agua a internet. Las páginas de los diarios no evolucionaron con el resto de la red, a la velocidad que la tecnología permitía: no incluyeron buenos ni suficientes materiales gráficos, nada de material multimedia, nada de links, nada de contenido exclusivo, nada de promoción en redes sociales, dejaron de lado la intercomunicación con los lectores, el mundo del blog y la actualización constante, los diseños no estaban orientados a la usabilidad y claridad, etc. Así conseguirían, pensaban, que los usuarios de internet se cansaran de las malas webs y volverían al papel. Craso error.

Es justo decir que algunos diarios sí lo hicieron, entre ellos de nuevo El País, que para 2006 había rediseñado su oferta en internet implementando muchas de las características señaladas antes. No así la gran mayoría de los diarios españoles ni, alarmantemente, los diarios regionales. Y así han seguido, con ligeras modificaciones hasta hace cuatro días.

Eppur si muove

Muy en contra de lo que pensaban, los usuarios no migraron de vuelta al papel. El que pudo resistir las insensateces y carencias de los medios digitales permaneció ahí, y los que no, abandonaron definitivamente los medios tradicionales. La oferta se multiplicó, al calor de la dejadez de los grandes. Los digitales, confidenciales, y otras perlas se multiplicaron, e incluso surgieron algunos proyectos muy interesantes como LaInformacion.com que contribuyeron a refrescar el caduco panorama periodístico español. La diversificación hizo el resto: redes de blogs de tecnología, ciencia, viajes, literatura, política, activismo, etc. crecieron como champiñones. Cuando hay un hueco en el mercado, más todavía un hueco buscado deliberadamente, siempre hay alguien que se presta a taparlo.

Y ahora, entre 5 y 10 años después de la primera visita del señor Internet a los medios, vienen los ays y los sacrificios chamánicos a los contenidos de pago, los blogs propios, la presencia spamática en las redes sociales, la integración de redacciones o la fe desmedida en el tablet. Y quieren hacer tragar a los usuarios con modelos como el Orbyt de El Mundo, que no ofrece nada que no esté mil veces repetido a lo largo y ancho de internet. Y ni con estas, los medios siguen perdiendo cantidades ingentes de dinero que, mucho me temo, jamás volverán a recuperar.

Puede parecer una situación desastrosa para el periodismo y de hecho lo es, pero, a mi personalmente como amante del periodismo, no me dan ninguna pena. Ellos se lo han buscado y con su pan se lo coman. Bien estará si al menos han aprendido algo.

Anuncios

10 comentarios

  1. […] ¿Por qué los medios españoles hacen tan mal uso de internet? sintesisnianalisis.wordpress.com/2011/07/16/%C2%BFpor-que…  por kopra hace 2 segundos […]

  2. Interesante artículo.

    Lo cierto es que están bastante verdes las ediciones online casi siempre a remolque de las novedades tecnológicas.

    Por ejemplo una novedad tecnológica como es la de los botones de compartir no los pusieron de verdad en los diarios hasta hace unos meses cuando ya estaban más que extendidas las redes sociales o redes como Menéame.

    Por suerte en los últimos tiempos se intentan adaptar con la introducción de blogs especializados como en el caso de El País o con temas especializados (por ejemplo con la crisis de los pepinos) con EL Mundo, aunque en el resto no andan muy allá.

    Se nota que es muy complicado rentabilizar una edición online y tener una calidad como la edición impresa, porque hoy por hoy, la publicidad online aún no es rentable. NYT ingresa tanto con la edición de semipago con el tercio de usuarios que antes con 30 millones de usuarios y con publicidad.

    Y en cuanto a lo que dices de La Información, es interesante la propuesta que hacen, pero la verdad que en muchas ocasiones no deja de ser un copia/pega o un reposteo de artículos que salen en otros diarios.

  3. El principal escollo al que se continúan enfrentando, sin respuesta, los grandes medios de comunicación escrita en la red es la fórmula para atraer a su sustento natural, que no es el lector que deja un euro en el kiosko, sino las grandes multinacionales a modo de publicidad bien remunerada. Como en internet supone un estorbo que el lector censura, se hace imprescindible encontrar vías de financiación publicitaria adaptadas al formato web, y ni los más sesudos aún lo han encontrado.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/07/17/la-res-no-es-television-publica/

  4. Pepe Potamo · · Responder

    ¿meneame nace con la ilusión de ser lo que hoy es? ¿Una mierda?

  5. y que decir de los telediarios con ese afan de parecer modernos metiendo videos Ultra-pixelados de youtube XD

  6. rojeame,,,ese nido de víboras

  7. Pues el problema como siempre es el dinero, las versiones digitales nunca han sido rentables y hasta que no sean rentables no apostarán de verdad por ellas.

    Que es lo que triunfa, pues los blogs de personas que lo hacen normalmente gratis, pero si una persona se lo planteara como negocio, pues no podría hacerlo.

    Lo que no entiendo es por que los anunciantes siguen apostando por el papel y tan poco por internet, siendo que la experiencia en internet es mucho mejor, mas interactiva, mas fácil de medir su impacto y mas personalizada y adaptada al cliente particular.

  8. falvarez10 · · Responder

    Parece un mal endémico que, cuando se habla de los medios, siempre se deja de lado a los gratuitos.

    Por un lado está 20minutos.es, que ocupa una tercera posición muy meritoria.

    Por otro lado, adn.es, que nació con conceptos muy interesantes pero al que, por culpa (o con excusa de) la crisis, le cortaron las alas cuando estaba empezando a ser interesante.

    Y, por último, qué.es, que es, digamos… diferente. Pero que le está sirviendo a Vocento como banco de pruebas para luego lanzar novedades en abc.es.

    Creo que han hecho y están haciendo cosas interesantes, y normalmente por delante de los grandes medios tradicionales. Me resulta curioso que casi siempre se les ningunee de esa manera.

    1. Qué puedo decir… tienes toda la razón en que se dejan de lado los gratuitos. Por cierto que esta reflexión podría ser un post para otro día: ¿Por qué los medios qué sólo obtienen ingresos de la publicidad sí está apostando por internet? ¿Acaso la publicidad digital funciona, o prevén que funcione, para unos sí y para otros no? ¿Por qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s