Homeopatía, como un vaso de agua

Fotografía: Aitor Arregui

Hace unos días se celebraba el día europeo de la homeopatía, una pseudociencia que está arrasando entre los pacientes occidentales. La homeopatía es un tipo de remedio que se basa en administrar sustancias sin principios activos -tales como agua- y que, según sus acólitos, sirve lo mismo para curar un cáncer que un insomnio.
No es cosa nueva; siempre han existido ungüentos y filtros con supuestas cualidades curativas. Pero en la sociedad informada en la que vivimos sorprende el repunte de esta superchería tan alejada de criterios sanitarios y científicos, e inventada a principios del siglo XIX por el médico alemán Samuel Hahnemann.
La ciencia, entendida como el conjunto de conocimientos demostrables y obtenidos bajo el rígido canon del método científico, no ha podido jamás demostrar la utilidad de estas terapias. Más aún, estudios psicológicos han corroborado que la homeopatía funciona en mayor medida y casi con exclusividad en personas predispuestas. Es el conocido efecto placebo, que funciona en torno al 25% de todos los casos clínicos.
La salud es también un factor psicológico, como hoy sabemos. Igual que los niños corren más rápido con unas zapatillas nuevas, sólo porque se lo creen, los humanos podemos superar una enfermedad luchando diariamente por vivir y sentirnos mejor. El problema no es que la gente crea en la homeopatía, sino que está desinforme y haga creer al paciente que está en un tratamiento sanitario cuando toma agua.
Al final lo han conseguido. La homeopatía ha alcanzado unas cotas de poder asombrosas si lo comparamos con otras creencias curativas de similares resultados, como pueden ser la imposición de manos, el feng-shui, o la pulsera Power Balance. Con la única barrera de demostrar que un agua homeopática no es perjudicial para la salud, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) permite su venta. Los importadores de telas, por poner un ejemplo, encuentran más restricciones para su actividad comercial que los homeópatas porque ¿a quién hacen daño unas gotas de agua?. Sin embargo, este mismo organismo oficial asegura que a la homeopatía “no se le reconoce indicación terapéutica alguna, puesto que no la acredita de acuerdo con los estándares científicos que exige la AEMPS para demostrar la eficacia terapéutica”
Que se quiten la venda. No hay razón para no confiar en la ciencia, y ésta asegura que el tratamiento homeopático es H2O y nada más. Y los que la venden lo hacen pasar por un medicamento para que algunos, con más ganas de gastar dinero que juicio crítico, tomen agua a precio de medicina. Me parece muy lícito, pues cada uno vende el producto al precio que estén dispuestos a pagar. Pero si hay controles de calidad en cualquier producto alimenticio, si las farmacéuticas tienen que pasar innumerables pruebas tan solo para investigar con una nueva patente, si se necesita receta para comprar unos inofensivos antibióticos, no entiendo entonces por qué se pueden vender productos homeopáticos por internet, en herboristerías, farmacias e incluso en tiendas de alimentación.
Los organizadores celebrarán el Día Europeo de la Homeopatía en la sede del Parlamento Europeo, con toda la oficialidad posible. Eso les da credibilidad. También es cierto que la necesitan. Sin embargo, no resulta conveniente que las autoridades se presten a esa pantomima ridícula. Sobre todo si quieren seguir proclamándose “autoridades sanitarias” o si en el futuro quieren alertar de graves pandemias, como la gripe A, y que  encima les creamos.

Anuncios

3 comentarios

  1. raymundo hernandez jimenez · · Responder

    investiga mas para dar una opinion joder

  2. Ya está bien. ¿No le resulta extraño a esos que proclaman que la homeopatía es un placebo que la usemos cientos de miles de personas?. ¡Ah ya!. ¡Claro!. Es que esos cientos de miles de usuarios que repetimos y repetimos somos sencillamente tontos, retrasados mentales… Y ellos son los listos. Pues bien. Tengo dos carreras universitarias, 60 años y en un nivel muy alto en mi actividad profesional. Utilizo la homeopatía porque sencillamente funciona. Y cuando no funciona es porque no se acierta con el medicamento adecuado. ¿Es tan difícil reflexionar y darse cuenta de que es precisamente la industria farmacéutica la que está detrás de los estudios sesgados sobre homeopatía?. Por puro interés, lógicamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s