La resaca del PP

Los resultados a corto plazo han sido benevolentes con el PP. Según las encuestas de intención de voto, la trama Gürtel no les ha afectado seriamente, o no se ha traducido en un descenso considerable de votos como cabía esperar de un caso de corrupción con indicios de financiación ilegal. El PP ha logrado superar al PSOE en medio del mayor escándalo político de la derecha en este país, mientras el gobierno pierde puntos por su mala gestión de la crisis, empezando por su negación, continuando por los 400 € y terminando -es una forma de hablar, aun les veremos meter la pata de nuevo- por el recorte de I+D.

Aquellos fueron los resultados de comparación entre partidos a corto plazo, los que conocimos hace un mes. Hoy el PP despierta con el dinosaurio al lado de la cama. Según Público más de la mitad de los españoles creen que Camps debería dimitir, y entre los votantes del PP cunde la misma opinión. Suficiente para que en el partido de Rajoy suenen todas las alarmas, sobre todo cuando el caso Gürtel va a seguir dando que hablar, en su vertiente judicial, durante muchos meses. Los votantes del PP menos comprometidos, esos que no deciden el voto hasta que llegan los comicios, no votarán a Rajoy en las próximas elecciones, por una cuestión de puro target electoral. La derecha patriotera de Losantos y los Peones Negros se les van -se les fueron- por UpyD, y el centro liberal no vota ladrones, del mismo modo que no vota gobiernos ineficaces en lo económico. ¿Asistimos entonces a la caída de los grandes partidos? Yo creo que no. Si es cierto que en Europa es ésta una clara tendencia, en España no hay partidos intermedios que recojan ese saco de votantes desencantados.

El PP despierta de la fiesta de la inmunidad con una resaca que durará tiempo. Las luchas internas entre facciones, un líder completamente desacreditado, y una investigación judicial que no les traerá más que disgustos, pueden hacerles perder por tercera vez las generales ante un PSOE acorralado por la economía. Y en este escenario, esconder la cabeza no va a hacer que ganen, muy al contrario, solo un golpe de efecto, unas dolorosas destituciones de altos cargos salpicados de corrupción, pueden restituir la imagen de fuerza de Génova. Pero para eso hace falta un liderazgo inmaculado y bien sostenido, del que Rajoy carece.

Puede que durante los próximos meses se oiga ruido de sables entre las bases populares. Si Rajoy no actúa, sus propios votantes se le echarán encima. Si actúa, sus barones serán quien se lo coman. Pero es más rentable para Rajoy contar con votantes que con barones, más aún cuando éstos no fueron capaces de apoyarle durante el via crucis de hace una año, cuando Aguirre le plantó cara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s