Category Análisis político

DSC_0660-1

Ciutadans y la virtud de pasar por allí

Hay cosas que nacen con suerte o, simplemente, en el momento adecuado. En ocasiones nacer un par de años antes puede ser suficiente para cambiar por completo la historia de un partido. El caso de Ciutadans es uno de esos. Vio la luz solo un poco antes de que empezaran a tener peso los partidos monodiscursivos, penetró en el Parlament una legislatura antes de que el debate público catalán les favoreciera y resistieron agazapados y con los dedos cruzados a que su momento llegara.

6 años después, ha llegado. El partido de Albert Rivera está en plena explosión y no exactamente por méritos propios. El debate que más les favorecía ha llegado en un momento perfecto: están consolidados como marca españolista de pedigrí, pero no desgastados como otros partidos que han gestionado. Su mayor reto ahora es ser capaces de asimilar el entusiasmo recogido por el monotema antisoberanista y desangrar lo suficiente a PP y PSC para redibujar el mapa político catalán.

IMG_0043

Cómo explicar en España el fenómeno #HerriHarresia

Han pasado muchos años desde los míticos “cociditos” de Javier Vizcaíno y las cosas han cambiado mucho en Euskal Herria. También en España. Pero no tanto en los medios de comunicación que parecen enfrascados en un septiembre eterno en el que todo lleva yendo a peor los últimos 15 años. “El norte se desgajaba en manos de los vascos” en 2007 y, pese a que ETA ha cesado hace ya dos años, la opinión publicada no encuentra un relato coherente para explicar los fenómenos que crean hoy hegemonía en el norte.

Si queda algún medio medianamente honesto en este país, esta mañana en sus redacciones deberían estar haciéndose esta pregunta: ¿Se puede explicar en España por qué cientos de jóvenes navarros duermen en una plaza para proteger a un chico condenado a 6 años de cárcel por terrorismo?

Rajoy hace control de daños: El PP se hunde. El gobierno tiene una vía de agua

Leer las noticias e informaciones de esta última semana es constatar que ahora mismo el gobierno de Rajoy está completamente acorralado. Su partido se hunde. El gobierno tiene una enorme vía de agua.

El Ejecutivo ha perdido la imagen del todo. Con todos los sondeos en contra, su popularidad se desploma, incluso entre los militantes de su partido. El malestar por el paro y los recortes se unen a la sensación de robo generalizado que dan los escándalos de corrupción, un cóctel socialmente explosivo. La calle está muy enfadada.

regeneración

Los mitos de la regeneración democrática

En el reciente clima de crisis política en el que la desconfianza ciudadana en los políticos está en mínimos históricos, pocos partidos se salvan de apuntarse a ambiguas reformas sistémicas para tratar de dar respuesta a las demandas de la calle. Sin embargo, estas ideas de regeneración, lanzadas por el entorno de los partidos, sirven por un lado para presentarlas como medicina infalible contra los problemas políticos y, por otro, para no meter mano en asuntos más medulares del actual sistema partidista. Repasemos algunas de las medidas que más se están repitiendo y calando en la opinión pública pese a que tienen más de ideas míticas que de soluciones reales.

motorizada_nueva

Algo se mueve en Navarra

El panorama político se mueve en Navarra lenta pero decididamente. El culpable es el foco abertzale-vasquista, que está alcanzando cotas interesantes y nunca vistas en la comunidad foral, empujando con fuerza a otros partidos del espectro izquierda. Para la mayoría de los votantes, sacar a Barcina del gobierno foral pasa por votar al polo abertzale-vasquista. Si las cosas siguen como están, Barcina no podrá agotar la legislatura y dejará un campo sembrado para el vasquismo. En estas condiciones, no sería extraño que el primer gobierno autonómico al que accediera Bildu fuese, precisamente, el del histórico reino de Navarra.

Elecciones en Catalunya 2012: Las estrategias electorales

La suerte de CiU se dio la vuelta en la Diada. Hasta entonces, la imagen del Govern se precipitaba en medio de una crísis económica que ha tirado una lista tan larga de gobiernos que ya hemos perdido la cuenta. La percepción de Mas estaba más cerca de ser la de “Artur I, El Retallador” que la de un hombre de Estado que acabaría dando salida a las antiguas aspiraciones de autogobierno de los catalanes. La sucesión de fracasos no parecía terminar, entre protestas en la calle, portazos al pacto económico y gestiones infructuosas para atraer Eurovegas. Todo cambió el día que un millón y medio de catalanes salieron a la calle para pedir el nuevo Estado. Ahora, en el ambiente catalan flota el convencimiento de que se ha superado un punto de inflexión a partir del cual las cosas van a cambiar. En estas elecciones la dirección de esos cambios está en juego.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 44 seguidores